Publicaciones Casa de la Cultura Ecuatoriana

El viaje de Méndez

El viaje de Méndez: periplo del destino

El uno, un joven de nombre absurdo: Marcelo Mastroianni Maldonado Mera, despedido de su trabajo, intenta un viaje sin finalidad precisa, pero, intuitivamente, sabemos que va en busca de sí mismo. El otro, el Méndez que da nombre al libro, se embarca hacia una aventura de la que nada sabemos, pero que —poco a poco vamos descubriendo— tiene una terrible finalidad.

El chico es soñador, ha vivido un romance intenso que terminó bruscamente; el viejo, desilusionado, medio amargo y solitario, parece querer escapar hacia ninguna parte, pero irse, huir de su mediocridad de hombre jubilado y sin esperanzas. El encuentro de los dos —su convergencia— no es fácil, pero se da, ocurre, los va ligando, al extremo de que el fin de su breve odisea los mostrará total y trágicamente juntos.

El viaje de Méndez es, sin duda, la novela más valiosa de la generación joven, y esto lo afirmo no gratuita ni entusiastamente, sino con base en la serie de méritos que exhibe. En sus apenas noventa y ocho páginas, acumula tal cantidad y cualidad de información —signo de los buenos detectives literarios— sobre todo lo imaginable, la literatura, el cine, la historia, que nos sentimos apabullados ante la capacidad de Javier Lara Santos, frente a su vocación y realidad de escritor joven y, al mismo tiempo, tremendamente maduro y dotado no solo de una percepción infinita, sino también de un innegable don de asimilación del mundo en que viven sus personajes y vivimos todos.

Bien estructurada, bien narrada, con una total libertad en el uso del diálogo indirecto o en la abundante incorporación de anécdotas que tienen que ver con autores famosos, con situaciones históricas y otros aspectos de la vida humana, esta pequeña gran novela confirma la calidad de Javier Lara Santos (1978).

Su novela es muchas cosas, entre ellas el punto culminante de sus búsquedas expresivas y lingüísticas anteriores, expresadas, sobre todo, en sus obras de ficción .

El viaje de Méndez —obra que hay que señalar, sin duda, como la entrada en la madurez productiva de su autor— se divide en 22 capítulos de extensión desigual. El acontecer es, aparentemente, simple: un viaje en tren a lo largo de 880 kilómetros, durante el cual, partiendo de un rechazo inicial por parte del anciano (Méndez), se va anudando lentamente la amistad entre los dos protagonistas. Marcelo es un joven afable, en apariencia sin misterio, pero cargado de sensibilidad, a él le destaca fundamentalmente su gran amor por Fernanda de Asís —un personaje sensual y atractivo, cargado de una sorprendente energía visionario/coital— (cuando lean la novela verán a lo que me refiero) así como su curiosidad insaciable, que corresponde bien a la que siente la gente joven por toda la información dispersa, desordenada, pero rica, que proporciona Internet. Conmovido por la historia del viejo compañero de viaje, el joven cambia radicalmente su actitud lejana e indiferente: toda su problemática queda de lado y ya solo quiere ser parte del proyecto del otro.

Es realmente fascinante el cambio que puede generar en un carácter en apariencia indiferente, anodino, sumido en sí mismo, sin mayor relieve ni cultura, atrincherado en el silencio y el recuerdo, el conocimiento de una verdad humana atroz, de un drama vivido hace muchos años, pero presente en la memoria del viejo, y que el joven hace parte de su vida.

El horror histórico cambia radicalmente la actitud de Marcelo Mastroianni, conmueve hasta los cimientos de su personalidad. Sin embargo, pese a que el joven es el caso de un personaje muy bien tratado, importante, desde el punto de vista literario: apasionado, un tanto indiferente hacia el mundo, obsesionado por la imagen de Fernanda hasta la evocación de un suave erotismo que parece ser lo único que lo llena, el nivel protagónico de Arturo Méndez es tan soberbio, tan enorme, que incluso sentimos que el coprotagonista trágico queda reducido a lo largo del relato a un personaje de apoyo.

Méndez es uno de los seres ficticios más intensos de toda la narrativa ecuatoriana. Resulta admirable cómo un escritor que no ha tenido mayor práctica en la construcción de personajes de ficción, como Lara, desborda de calidad e imaginación al elaborar este monumental y tremendo espíritu de la búsqueda, la secreta venganza, el recuerdo vívido y la decisión final.

Lara atribuye a la curiosidad del viejo profesor la construcción de anagramas y laberintos —que refleja la suya propia, naturalmente— y, si bien solo nos referiremos a los más salientes ejemplos, no hay que olvidar que un asunto de claro carácter enigmático es que los tres principales personajes lleven un apellido que empieza por M: Méndez, Maldonado, Mancino.

El lector tiene que estar atento para saber en qué van a parar los vocablos que escucha o lee Méndez, ese juego intelectual interminable es de una remarcable riqueza. Puede empezar como un divertimento insustancial, como una forma de escapar a la acechante demencia, pero revela la abismal profundidad del personaje, que halla su total florecimiento en el capítulo de los laberintos verbales y de significado a los que reduce algunas obras trascendentes, y que revelan la honda percepción del protagonista, que busca evadirse de su insoslayable realidad en ellos, pero también la destreza del autor frente a la lengua y la literatura.

Y en el desarrollo del relato, es como si toda esa vocación enigmática desembocara en el capítulo terrible, estremecedor de las torturas. Como decía Nervo, «quien la vio no la pudo ya jamás olvidar», yo creo que quien lea este libro nunca olvidará ese monstruoso cáncer histórico, pintado con la vividez de los testimonios, y que bien pudo, en algún momento, reproducirse entre nosotros, en donde, por suerte no tuvo un desarrollo más que embrionario.

En El viaje de Méndez, obra de la ficción más cabal que podamos imaginar, el autor construye un mundo que solo tiene existencia en el ámbito de las palabras, un orbe autónomo, que, sin embargo, alimentado por la barbarie histórica de nuestra América, quedará como un perenne recordatorio de que la represión brutal, la maldad, el sentido de la crueldad del ser humano —sea por razones ideológicas, sociales, políticas o de la índole que fuere— deberían llevarse marcados en el corazón y la memoria para que no se nos olviden jamás, ni lleguen a repetirse.

Porque resulta enormemente desilusionante que esta constatación, esta delirante muestra del viejo acerto: hombre, lobo del hombre, pueda tener una palpitante realidad humana y estremecedora, sobre todo en estos tiempos, no importa en dónde, cuándo ni cómo; por lo que, más vale, estar siempre vigilantes.

Jorge Dávila Vázquez

Octubre de 2018.

                                                              

[Colección: Otros - Materia: Novela - Libro - Formato: 14 x 20.5 - ISBN: 9789942755049 - Fecha: 2018/11 - Páginas: 98 - Editorial: Casa de la Cultura Núcleo del Azuay - Azuay]


Javier Lara Santos

(Quito, 1978)

Ha publicado en poesía: Del Acabose (antología imaginaria) (Rueca Editores, Quito, 2008), Islísima que seremos (edición digital, 2012) y Vesania Inc (Eskeletra, Quito, 2014). También coordinó la muestra de poesía ecuatoriana contemporánea Tickets de ida y vuelta (Ciudad Editorial, Arequipa, 2012).

En cuento: Tratados de ociología, Premio Proyectos Literarios Nacionales, Ministerio de Cultura (Quito, 2008). Confesiones de un ghost lover en la antología Cuerpo adentro, historias desde el clóset, edición de Raúl Serrano y el Ministerio de Cultura (Quito, 2013).

En no ficción: Palabras de Combate, manifiestos literarios latinoamericanos, (Mecánica Giratoria, Quito, 2018) y la investigación Un espejo en el tiempo, Borges en Ecuador, (Cancillería del Ecuador e Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, Quito, 2018).

Fue editor e investigador de la reedición conmemorativa de Abandonados en la tierra, primer libro de cuentos de César Dávila Andrade (Mecánica Giratoria, Quito, 2018).

Materias

Administración (4), Antología (11), Antropología (12), Arqueología (1), Arte (36), Bibliografía (2), Biografía (30), Biología (3), Biomedicina (2), Botánica (1), Catálogo (3), Ciencias sociales (5), Cine (5), Compilación (47), Cuento (78), Derecho (6), Educación (20), Ensayo (120), Fauna (1), Filosofía (1), Geología y ciencias del suelo (2), Historia (93), Investigación científica y tecnológica (7), Lingüística (2), Literatura (30), Musicología (13), Narrativa (62), Novela (53), Poesía (297), Relato (43), Religión (1), Revista Cultural (7),

Años

2019 (14), 2018 (57), 2017 (58), 2016 (100), 2015 (114), 2014 (121), 2013 (73), 2012 (57), 2011 (58), 2010 (53), 2009 (49), 2008 (54), 2007 (32), 2006 (28), 2005 (17), 2004 (13), 2003 (8), 2002 (10), 2001 (2), 2000 (1), 1999 (7), 1997 (3), 1996 (2), 1995 (2), 1994 (3), 1993 (2), 1990 (4), 1989 (1), 1982 (1), 1976 (1), 1966 (1), 1965 (1), 1964 (1), 1963 (1), 1962 (1), 1961 (1), 1960 (1), 1959 (1), 1957 (1), 1956 (1), 1954 (2), (0),

Temáticas

Conjeturas anarquistas

Autor: Sebastián Endara

Azuay - 2013-06-03

Ver más

Chapulo #7

Autor: Varios

Los Ríos - 2014-10-15


Chapulo #9

Autor: Varios

Los Ríos - 2017-12-12

Ver más

El Carnaval de Chimborazo

Autor: Guillermo Alonso Montoya Merino

Chimborazo - 2017-02-15

Ver más

Revista "Altiplano" 23

Autor: Varios

Bolívar - 2009-07-12

Ver más

Orquídeas de Zamora Chinchipe

Autor: Marco Jiménez y Marco Jiménez L

Zamora Chinchipe - 2017-06-30

Ver más

REDES SOCIALES


© Todos los derechos reservados Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión"
Sitio Desarrollado por Magno Coronel, MCSoftware