Marena Briones: “Yo no creo que los liderazgos los puede tener cualquier persona”

Docente de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, de la carrera de Derecho.
Guayas, lunes 03 de febrero del 2020
    

Hace 35 años, Marena Briones Velasteguí ejerce la cátedra en la facultad de Jurisprudencia, ahora a tiempo completo, en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. Con ella conversamos sobre los hechos ocurridos durante los 11 días de protesta social en Ecuador.

 

Por: Mgtr. Flor Layedra Torres, editora.

En un artículo publicado en 1999, usted señala que “la ciudadanía es fundamentalmente una cuestión de mediaciones y, en consecuencia, de comunicación”. ¿Cuál es su opinión sobre cómo se ejerció la ciudadanía en las movilizaciones que se suscitaron en Ecuador y en algunos países de América del Sur?

Lo que aconteció en Ecuador y sobre todo lo que está aconteciendo regionalmente tiene distintos matices, según la situación de cada país. Además, creo que es un fenómeno distinto al que estuvo ocurriendo hace más de 10 años, cuando había otra situación en el país. No nos olvidemos que durante el gobierno de Rafael Correa esas movilizaciones estuvieron prácticamente detenidas.

Lo que ha ocurrido en el país, en parte, es que los movimientos sociales y específicamente el indígena estuvieron contenidos, durante mucho tiempo, de poder expresarse, de tener una presencia -de la que estaban acostumbrados-, de tener una participación más clara. Las medidas o disposiciones que el Presidente (Lenín) Moreno tomó originalmente fueron el pretexto o la excusa que permitió al movimiento indígena volver a situarse y a tener una presencia en el país. Sin embargo, no creo que lo que ocurrió en Ecuador pueda analizarse como lo que ha estado ocurriendo en Chile, en Bolivia y en Colombia, porque las situaciones son distintas, pero creo que hay una nueva faceta de expresión de la ciudadanía. En general, en buena parte del mundo, las personas y sobre todo las generaciones jóvenes -con otras características y con otra visión, con otro mundo- están demandando ciertos cambios y modificaciones, y no sé si quienes están gobernando o aspiran a seguir gobernando tienen muy claro eso.

¿Cuáles son las características de esa nueva forma de ejercer la ciudadanía, por parte de los jóvenes?

Una de las características que yo veo es que las personas se aglutinan por una situación específica, desde intereses muy particulares; antes hablábamos de los movimientos sociales, como el movimiento indígena, un movimiento consolidado y con un liderazgo. Sin embargo, en estas otras manifestaciones, en Chile, Bolivia y Colombia, hay muchos liderazgos que están dispersos, porque no hay un liderazgo que sea capaz de movilizar a todo el mundo, a toda esa energía que se está expresando ahora.

¿Por qué cree eso?

Porque hay varios fenómenos, entre ellos las aspiraciones de las generaciones jóvenes que tienen que ver con el desarrollo particular de su vida en un mundo que le es hostil, porque es un mundo terriblemente competitivo. Voy a generalizar, porque las características me lo exigen, pero encuentro que en las generaciones jóvenes hay una suerte de desesperanza, no es la misma juventud de antes y tampoco tiene por qué serlo, porque las cosas han cambiado.

¿A qué cree que se deba esa desesperanza?

Fundamentalmente tiene que ver con el mundo en el que vivimos, uno que está absolutamente en riesgo, en todo sentido. No es que antes no hubiese existido, pero estos no eran tan evidentes, porque había menos situaciones que nos pudieran poner en peligro. Hoy, entre más avanza la ciencia y la tecnología, más expuestos estamos; por ejemplo, las redes sociales implican un peligro enorme, porque cualquier cosa se puede decir ahí; podemos creer cualquier cosa que se diga allí, se puede echar al traste a una persona a través de lo que se dice en una red social. Antes, ese riesgo era muy minimizado.

Ante este marco, ¿cómo se puede gestar una ciudadanía eficaz?

Sobre todo en el ámbito de la educación, aunque también quienes ejercen liderazgo. El mismo gobierno, el estado, también debería preocuparse. La única forma es dotar a los jóvenes de las herramientas necesarias para ejercer un pensamiento crítico, para conocer la tecnología y saber cuáles son los límites y los riesgos al acceder a ella, poder discriminar la información. Tener espacios donde discutir sobre los temas que están aconteciendo en el mundo.

¿Y la responsabilidad del ciudadano?

Los jóvenes, quizás, son los menos responsables, en ese sentido, porque están aprendiendo, pero si hablamos de adultos o de jóvenes adultos, entonces sí, cada uno de nosotros tiene esa responsabilidad. Para esto necesitamos que haya una cierta conciencia en el medio en el que vivimos, en el contexto cultural y social, de que este mundo no es el mismo de antes, de que tiene unas características muy particulares y de que se requiere de nuevas estrategias para vivir.

¿Y si no hay conciencia de ello?

Si no hay esa conciencia llegará un momento en que no vamos a poder lidiar con las crisis políticas y sociales. Solamente imaginemos que, un día, medio país se levantara, qué vamos hacer, qué vamos hacer los demás, quién va a ser capaz de poner un orden a una movilización de esa naturaleza; solo nosotros mismos. Por lo tanto, nosotros debemos ser responsables de la sociedad que estamos gestando.

¿Qué sociedad se está gestando en Ecuador?

La sociedad ecuatoriana sigue siendo muy discriminatoria, creo que es un problema de toda la región, pero en Ecuador hay mucha desigualdad. Pudiera ser que los índices digan, porque así se indicaba en el gobierno anterior, que ha disminuido la desigualdad y la pobreza, pero parece que esos datos, que habría que revisarlos e investigarlos, no son tan reales. Además, encuentro que las oportunidades de trabajo y de empleo siguen siendo un problema; el tema es complicado, ya que el estudiante universitario espera que cuando salga del centro de estudio pueda tener un trabajo más o menos acorde a sus estudios y a la inversión que ha hecho, pero me parece que Ecuador no lo está ofreciendo. Tampoco veo ningún norte en este momento en el país. Los partidos políticos siguen polarizados, ahí no habría mediaciones. Además, la posición de los indígenas es clarísima en ciertas cosas. No lo veo fácil.

¿A dónde nos llevaría?

No quisiera ser pájara de mal agüero, porque tampoco es que sea una cuestión trágica, quiero decir que, todo va a depender de cómo vamos avanzando. Si en este momento tuviera que responder qué es lo veo hacia futuro, lo que veo es que no avanzamos, es como si nos quedáramos en el mismo lugar.

¿Usted cree que el vandalismo desnaturalizó la protesta social?

Sí, yo creo que el vandalismo desvaloriza cualquier protesta social. Uno puede entender que sea un fenómeno de masas, ya que tanto enojo, en un momento, debido a que no hay una respuesta sea por lo que la gente termine reaccionando con violencia. Sin embargo, las personas tienen que entender que en el momento que hacen eso están desmereciendo la propia lucha. Aquí, el desafío, desde los movimientos ciudadanos y sociales, sería canalizar ese enojo de una manera más racional. Pedirlo no parece que sea lo más apropiado para una movilización ciudadana, que además es espontánea.

¿Por qué no?

Porque la racionalidad exige un poco más de tiempo, quiero decir que, en general, los seres humanos somos más irracionales que racionales, por lo que emplear la racionalidad para cierto tipo de situaciones exige que nos detengamos y pensemos un poquito. En cambio, estos fenómenos masivos que son tan espontáneos, que actúan por impulsos, como que no hay mucho tiempo, pero si lo pensamos lo podemos hacer.

En Ecuador, ¿los líderes no pudieron canalizar esas energías?

Creo que las movilizaciones del movimiento indígena fueron muy focalizadas, no fueron en el país entero. Pero hubo otras expresiones donde se mezclaron violencias de otra naturaleza, no porque estuvieran peleando por las mismas cosas, sino porque había una especie de consigna de crear caos. Eso ya es otra cosa. Ahora, los líderes indígenas también se equivocaron, porque debieron prever algunas cosas que iban a ocurrir y así hubieran protegido al movimiento y a la movilización de ese tipo de infiltraciones o de las reacciones de la gente que estaba como parte del movimiento. Yo creo que allí hay una responsabilidad porque es poner en riesgo a todos. Ahí sí creo que los liderazgos tienen una enorme responsabilidad.

¿Cómo evalúa el liderazgo del presidente Lenín Moreno?

Yo creo que no hubo liderazgo.

¿Qué fue lo que le faltó, qué adeudó?

Vamos a ponerlo de esta manera, porque aquí vienen muchas cosas. Yo no creo que los liderazgos los puede tener cualquier persona. Hay personas que ni siquiera están conscientes de que tienen características para ejercer algún tipo de liderazgo y de repente aparecen. Otras personas lo tienen y lo mal utilizan, pero en este caso me parece que la persona y el temperamento del Presidente de la República no son para ejercer un liderazgo fuerte; pudiera ser que ejerciera el liderazgo en cosas pequeñas, en espacios pequeños. El país necesita un liderazgo fuerte, no estoy hablando del autoritarismo, sino que sea capaz de expresar y de representar en sí mismo lo que esperan que los demás hagan. Por ejemplo, si necesitamos estar en calma, el liderazgo convoca a la calma y estamos en calma; es capaz de establecer nortes, de apoyar y de salir adelante.

¿Cómo vio al exalcalde Jaime Nebot…?

Tampoco. Aquí podría aclarar mejor lo que estoy diciendo, que una personalidad fuerte, no necesariamente es una personalidad que puede ejercer liderazgo en un determinado momento.

¿Qué fue lo peor que se evidenció en estas manifestaciones?

La violencia y el racismo. A ver que no nos guste lo que el movimiento indígena o un líder indígena hace o cómo se expresa; incluso, si resulta denigrante lo que pueda decir de nosotros, no significa que debamos tratar a una persona de una manera denigrante o en forma discriminatoria.

No se puede erradicar el regionalismo...

¡Uy!, esa es una historia larga, parecía que ya había menos. Sí, parece que no.

Porque parecía que en la presidencia de Rafael Correa estaba erradicándose.

Sí, así es. Esa fue una época en la que ni siquiera nos planteamos las cosas tan regionalísticamente y ahora surgió. Sin embargo, mi percepción es que tampoco surgió como en muchos años anteriores. Pero está ahí latente. Creo que si en algún momento se produce una circunstancia a través de la cual pudiera volver a aflorar, va a aflorar.

Si este regionalismo, que tiene vieja data, estaba erradicándose, ¿qué motivó que reapareciera ese sentimiento regionalista en forma de ataque?

Yo me arriesgaría a mencionar dos factores que pudieron haber incidido: una disputa por el poder político, que no la podemos desligar del sentimiento regionalista, y el racismo. Es una especie de defensa, en lo político, ya que no sabemos lidiar con el otro; entonces, lo que hacemos es replegarlo. Guayaquil ni siquiera entró a debatir sobre el tema.

¿Qué adeudó el periodismo tradicional durante esos 11 días?

El periodismo ecuatoriano adeuda mucho. Fundamentalmente falta un análisis más profundo de las cosas, o sea, no quedarnos en la superficie, en la coyuntura, sino empezar a rastrear hacia atrás y empezar a plantear algunas cosas hacia el futuro, plantearse interrogantes, cuestionamientos, tomar distancia del tema.

¿Por qué cree que esto no se da en los medios?

Esto no es solo un problema de los medios, sino es un problema que arrastramos como país. Tiene que ver con la educación; somos muy poco lectores, estamos muy poco interesados en lo que ocurre en otras partes del mundo, estoy generalizando. No forma parte de nuestra cultura conversar sobre ese tipo de cosas y los medios de comunicación son parte de eso que somos. Ellos tienen la obligación de hacer un mayor esfuerzo, deberían tener conciencia de lo que estoy diciendo, pero es una cuestión de formación, somos muy básicos.

Los medios de comunicación alternativos evidenciaron diversos casos de violencia durante las manifestaciones, a diferencia de los medios tradicionales. ¿Cómo contribuye la invisibilización de la violación de los derechos humanos a la vulneración de las víctimas?

Los medios tradicionales deciden que sí o que no y me van a decir que no, porque esta discusión ya la he tenido, pero allí está la evidencia y sí, es una forma de invisibilizar, porque el mayor espacio de los medios alternativos serían las redes sociales, pero tampoco es que todo el mundo tiene acceso a ellas. A mí me llegaron coberturas de medios alternativos y por eso tenía otra imagen del tema, incluso académicos que habían escrito y reflexionado sobre el tema desde otra visión y esas cosas no aparecían en los medios. Y claro que eso contribuye a la vulneración de los derechos humanos y no solamente eso, sino que deteriora la democracia, porque en la medida de que estemos mejor informados y tengamos una visión un poco más objetiva de las cosas, entonces podemos también decidir mejor. Por lo que esto afecta enormemente a la constitución de la misma sociedad, a la construcción de la democracia y obviamente tampoco contribuye a que los derechos humanos y los fundamentales, que están garantizados en la Constitución, puedan ser protegidos.

¿Por qué los medios tradicionales caen en este vicio?

Porque su visión es esa, la que presentan; esto otro (hechos no publicados) es como si no fuera parte de la realidad y creo que en muchos casos no es consciente, porque cuando uno tiene un paradigma ideológico sobre algo, éste lo enceguece.

¿Podría ser parte de su postura ideológica?

Podría ser parte y eso implicaría un cierto grado de consciencia, pero creo que es una consecuencia de su postura ideológica, es decir, ni siquiera se les ocurre.

¿Qué medidas deberían tomar el personal militar y policial para evitar casos de violación a los derechos humanos?

Entiendo que a veces puede ser difícil, porque las instituciones policiales y militares también están conformadas por humanos y los humanos también reaccionan ante una situación. Si uno ve cómo la Policía, que no tiene la misma formación que la militar, actúa en otros países, en ciertos casos de revuelta, tal vez habría que aprender de ellos para saber cómo reaccionar en determinados tipos de situaciones. Ahora, si hay una agresión directa a los policías, pues hay que aprender a cómo reaccionar en esas situaciones, porque la idea es que tampoco se expongan, pero para eso hay que entrenarse mucho, porque hay que aprender a controlar los propios impulsos.

¿Es correcto que el personal, en este caso, policial y militar no haya tenido relevo?

Eso no tiene sentido, porque cualquiera pierde la cabeza en una situación como esa. Por eso, cuando hablo de entrenamiento y capacitación, también es en organización, cómo se va actuar en determinados tipos de situaciones.

https://bit.ly/2RTYGkx
Fuente: Cuadernos de la Casa 7ma edición, Casa de la Cultura Núcleo del Guayas

Noticias Provinciales

CCE-Loja rinde Homenaje a Sigifredo Camacho
Loja - 2013-07-11

Continúa la campaña Actualiza tus datos, dirigida a Miembros de la CCE El Oro.
El Oro - 2022-08-01

Agosto mes de las Artes
El Oro - 2022-08-01

MUESTRA DE ARTE SE INAUGURA EN MACHALA Y EL CANTÓN EL GUABO
El Oro - 2022-07-20

Hoy 20 de julio recordamos 100 años del natalicio del Chaso Jara
El Oro - 2022-07-20

Se inauguró exposición del artista plástico Quintín Paida en la Casa de la Cultura.
Cañar - 2022-05-25

24 de Mayo- Bicentenario
Cañar - 2022-05-24

MUSEO DE LA CASA DE LA CULTURA, CON RECORRIDO VIRTUAL
Cañar - 2022-05-20

MUESTRA DE CERÁMICA DE QUINTÍN PAIDA EN LA CASA DE LA CULTURA
Cañar - 2022-05-17

CASA DE LA CULTURA NÚCLEO DEL CAÑAR CONMEMORA EL DÍA INTERNACIONAL DEL MUSEO
Cañar - 2022-05-13

Presentación del proyecto de investigación “La Nación Cañari en la Parroquia de San Miguel de Porotos”
Cañar - 2022-05-12

CABALGATA LIBERTARIA PASÓ POR CAÑAR
Cañar - 2022-05-10

MUESTRA COLECTIVA DE ARTISTAS DEL CAÑAR SE EXPONEN A NIVEL NACIONAL
Cañar - 2022-05-09

CABALGATA LIBERTARIA LLEGARÁ AL CAÑAR EL 8 DE MAYO
Cañar - 2022-05-05

Bolívar Cárdenas Dictó Conferencia en la Universidad Andina Simón Bolívar de Quito
Cañar - 2022-05-04

REDES SOCIALES

Audios Radiodifusora Cce, Quito - Biblioteca Nacional Eugenio Espejo, Quito - Coro CCE, Quito - Cuentos de Ciencia Ficción, Quito - Domingos de Casa Abierta, Quito - Facebook, Quito - Facebook Cinemateca Nacional, Quito - Imágenes Pinterest, Quito - Museo Arte Colonial, Quito - Radiodifusora Cce, Quito - Teatro Ensayo, Quito - Twitter, Quito - Youtube, Quito -

Costa


Facebook, Babahoyo - CCE-Esmeraldas, Esmeraldas - Cuenta twitter institucional, Guayaquil - Facebook, Guayaquil - Facebook Coro, Guayaquil - Facebook de la Unidad de danza Esperanza Cruz, Guayaquil - Facebook, Machala - Twitter CCE El Oro, Machala - Facebook-CCE, Manabí - Facebook, Santa Elena -

Sierra


Facebook, Ambato - Twitter, Ambato - Biblioteca “Rodrigo Pesántez Rodas”, Azogues - Facebook, Azogues - Museo CCC Azogues, Azogues - Facebook, Carchi - Casa Cultura Azuay, Cuenca - Casa de la Cultura Núcleo del Azuay, Cuenca - Casa de la Cultura núcleo del Azuay extensión Gualaceo, Gualaceo - Facebook CCE-Bolívar, Guaranda - Casa de la Cultura Núcleo de Imbabura, Ibarra - Facebook, La Concordia - Facebook, Latacunga - Instagram, Latacunga - Twitter, Latacunga - Facebook, Loja - Twitter, Loja - Facebook, Riobamba - Facebook, Santo Domingo de los Tsáchilas - Bibioteca "Angélica Martínez" CCE CARCHI., Tulcan - Facebook, Tulcán - Museo Arqueológico de Arte Moderno y Contemporáneo CCE Carchi, Tulcan -

Amazonía


Facebook, Francisco de Orellana - Casa de la Cultura Morona Santigo, Macas - Facebook, Nueva Loja - Facebook, Puyo - Facebook, Zamora - Twitter, Zamora -

Insular


Facebook, San Cristobal -


Sitios Relacionados


© Todos los derechos reservados Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión"
Sitio Desarrollado por Magno Coronel, MCSoftware